El legado de Charles Chaplin

Fecha de la última modificación

Comentarios: 0

Su personaje del vagabundo lo convirtió en un genio universal y en un símbolo del cine mudo

Si hay una figura en el mundo del cine que dejó su huella para la historia ese fue Charles Chaplin con su personaje «Charlot», un genio universal que convirtió sus películas en únicas y excepcionales.

Chaplin nació en Londres el 18 de abril de 1988, sus padres trabajaban en el mundo del espectáculo, eran cantantes y actores de origen judío que tuvieron bastante éxito, pero su padre Scharles Spencer era alcohólico y los abandonó haciéndose cargo su madre Hanna de el y de su hermano Sidney.

La primera vez que «Charlot» hizo su aparición en el cine fue en 1914 con la película «Ganándose el pan», (también conocida como «Charlot periodista»). Ese mismo año rodó 35 largometrajes cortos que tenían entre doce y dieciséis minutos de duración, con un enorme éxito en el que interpretaba diferentes situaciones y oficios.

Chaplin se convirtió en una estrella para la compañía de Sennet, su personaje de vagabundo era ya un icono universal por lo que le hizo cambiar de compañía en 1916. Con la Mutual realizó 12 películas en dos años, entre las que destacan «Charlot, músico ambulante, Charlot prestamista, Charlot bombero, Charlot en la calle de la Paz y Charlot en la tienda. El actor cobró 150.000 dólares por ellas.

En 1918 la First National contrató a Chaplin por una cifra récord de un millón de dólares al año. No tardó mucho en casarse con la actriz de diecinueves años Mildred Harris, pero poco duró su matrimonio hasta 1920. El divorcio le costó 200.000 dólares, una cifra muy alta para le época.

Con la compañía National realizó 12 películas entre ellas la que se considera una de sus mayores obras «The Kid» (el chico), junto a los actores Jackie Coogan, Edna Purviance, Carl Miller y Tom Wilson, estrenada en 1921. El film cuenta la historia de una mujer pobre y soltera con un hijo, abandonada por el padre del niño. Ella tampoco puede hacerse cargo del bebé y decide abandonarlo con la esperanza de que lo adopte alguna familia rica. Pero no es así, y acaba en manos de un vagabundo (Charlot), que lo cuida y lo protege como si fuera su hijo sacándolo adelante como puede y pasando muchas penurias.

En 1919 crea la compañía independiente llamada United Artists junto con otras estrellas de la época como David W. Griffith, Douglas Fairbanks y Mary Pickford.

El primer trabajo para la compañía fue «Una mujer de París» en 1923, en donde no actuó pero sí dirigió la película protagonizada por Edna Purviance y Adolphe Menjou.

Pocos años después realizó sus grandes obras maestras con «La quimera del oro» (1925), considerada la séptima mejor película del siglo XX y «El circo» (1928).

En 1931 protagonizó «Luces de la ciudad», otra de sus mejores películas en donde cuenta la vida de un vagabundo que conoce a una chica ciega y se enamora de ella. Hace mil peripecias para conseguir dinero y poder ayudarla. Fue un rotundo éxito en donde se mezclaba comedia con sentimentalismo.

Cinco años más tarde en 1936 llegaría «Tiempos modernos», en donde el genio de Chaplin reflejaba la época de la revolución industrial y las diferentes clases obreras. En la película Charlot trabaja en una fábrica apretando tuercas todo el día, pero el trabajo le acaba volviendo loco y acaba en el hospital y luego en la cárcel por accidente. Estando en prisión se ve envuelto en un motín por el que consigue salir de allí. Fuera de la cárcel conoce a una huérfana en la calle y se propone encontrar trabajo para que puedan vivir los dos. Esta película está considerada como la última película muda de la época.

En 1940 llegaría su primera película hablada «El gran dictador», en donde Chaplin hizo una sátira y parodia del nacismo en plena segunda guerra mundial. Chaplin interpretaba al personaje de Adenoid Hynkel, un dictador de Tomainia, inspirado en el dictador alemán Adolf Hitler. En la película también interpretó a un barbero judío con la vestimenta parecida de su personaje de Charlot en donde pronuncia un discurso contra la dictadura, la codicia, el odio y la intolerancia.

Os dejamos un artículo donde hablamos de ese discurso al final de la película que ha quedado para la posteridad en la historia del cine.

El mejor discurso de todos los tiempos

Estuvo nominada en 5 categorías en los Premios Óscar pero no se llevó ninguno. En España estuvo prohibida y no se estrenó hasta 1976.

El actor, director, músico, guionista, editor, humorista, compositor y escritor murió en 1977 a los 88 años de edad en Suiza.

Chaplin recibió el Óscar honorífico en 1972 bajo una lluvia de aplausos que duraron 12 minutos de todo el público presente.

En la actualidad el legado del actor es impresionante, y está considerado como una de las mayores figuras del cine de todos los tiempos.

Os dejamos unos cuantas escenas de sus películas más famosas:

– The Kid (El chico)

– Luces de la ciudad

– El circo

– Tiempos modernos

– El gran dictador

Iván

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicar un comentario